martes, 31 de mayo de 2011

GUERRERAS DE DIOS.

Una mujer Guerrera no es aquella que tiene las mejores armas o los mejores instrumentos de guerra, pero si no tienen un corazón de guerrera no saldrán avante, en la vida cristiana ser una mujer que logra victorias para Dios, una mujer de Dios es aquella que se va más en actitud que en armamentos o equipamiento.


Que hacemos con armas con manuales de guerra, pero sin un corazón de guerrera.

No se puede hacer a una mujer una persona guerrera sin cambiar su corazón y su actitud. Tenemos que entender que estamos en una guerra espiritual, no nos asustemos porque nuestro capitán es Dios, muchas de nosotras tenemos sueños y metas, Dios repartiendo y dando promesas, Dios da las promesas. Las promesas por un lado Dios las tiene que dar, ofrecer y por el otro nosotros debemos aprender a ARREBATAR las bendiciones, no se trata de robarle a Dios, ni de obligar o coaccionar a Dios. Las promesas hay están pero ¿Por qué no las estoy disfrutando? se trata de tomar con fe las palabras de Dios para nosotras, para nuestra familia, para nuestro matrimonio, para nuestros estudios, nuestro trabajo y todo aquello donde tu te desenvuelvas.

Mateo 12:29 Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.

Lo que dice Mateo es lo que Dios espera de nosotras, que atemos al hombre fuerte y le hagamos estar quieto.

Nos han llamado a entrar y a tomar, no a pedir permiso para irrumpir.

Ahora dice que a la casa del hombre fuerte, nadie puede arrebatar ni saquear si no esta dispuesto a entrar a la casa del enemigo y quitarle lo que nos ha quitado, porque Jesús nos acompañará y nos hará vencer.

Cuando habla la Biblia de ejércitos habla de enemigos, pero cuando habla de muros habla de obstáculos.

Pero con nuestro Dios desbarataremos ejércitos, y que asaltaremos muros.
No solo debemos ser saqueadoras sino que hay que ser asaltadoras de muros, tomar posesión de un lugar establecido.

Entonces sea nuestra circunstancia muros o ejércitos tenemos a nuestro Dios de nuestra parte para vencer.

En el Reino de Dios las cosas hay que pelearlas, tenemos que pagar el precio, lo que anhelamos cuesta, por eso debemos pelear por lo que queremos.

Cuando vemos a alguien que tiene éxito no es una casualidad es un logro.

Es tiempo de tomar lo que nos pertenece, la salud nos pertenece, la paz, todas las bendiciones nos pertenecen así que MUJER ES TIEMPO DE LEVANTARNOS COMO MUJERES DE VALOR, VALIENTES Y ESFORZADAS Y TOMAR LAS BENDICIONES EN NUESTRAS MANOS, AREBATARLAS Y LLEVARLAS A NUESTRO HOGAR, FAMILIA, ECT.

Dios siempre sabe lo que necesitamos y lo que está en nuestro corazón, por eso debemos acercarnos a su presencia con confianza y saber que todo lo que anhelamos está delante de la presencia de Dios, y que además suplirá todas las cosas que necesitamos porque nos ama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada